Hedy Lamarr. La científica atrapada en su propia belleza

En estos días tuve la oportunidad de ver el biotopic dedicado a Hedy Lamarr (“Bombshell: the Hedy Lamarr Story”), la hermosísima actriz de Hollywood quien muy pocos llegaron a saber que era una ingeniera nata (Netflix, Filmin). Lamarr fue una mujer  cuya extraordinaria curiosidad e inteligencia ocultada por su propia belleza. Un cascarón ante el cual se detenían las miradas, incapaces de ver un poco  mas alla. La mujer cuyo rostro inspiró a la Blancanieves de Disney fue el cerebro que inventó el espectro ensanchado que permitiría las comunicaciones inalámbricas de larga distancia.

Con el compositor George Antheil desarrolló la patente de un sistema de guía por radio para torpedos aliados que utilizaba el espectro ensanchado (wikipedia) y la tecnología de salto de frecuencia para vencer la amenaza de interferencias por parte de las potencias del Eje. La Armada norteamericana no sólo no reconoció la inmensa utilidad del descubrimiento ( que posteriormente utilizó sin darle crédito) sino que le recordó que como mujer lo que debía era is a recolectar fondos para la guerra…. Lamarr no le quedó mas remedio y jugó su papel nuevamente de femme fatale. Logró recaudar una suma astronómica para la época: el equivalente a mas de 380 millones de dólores de hoy en día!. Los principios de su trabajo se incorporon  a la tecnología Bluetooth y  Wi-Fi.

Hollywood, en su incapacidad de aceptarla como mujer inteligente, decidió a partir de ese momento, darle papeles de tercera, humillantes. Fue el dardo de burlas del momento.
No quiero estropearles la historia de esta mujer compleja pero única que quedó atrapada en una asfixiante madeja de convencionalismos. Ella, al igual que muchas grandes mujeres en la historia, fueron relegadas por una sociedad incapaz de aceptar su inteligencia. Romper el esquema del beautiful and dumb en el Hollywood de los años 50 resultaba inceptable. Las consecuencias de ello se han arrastrado hasta nuestros días. Si no, pregunten a las actrices que iniciaron el movimiento #metoo.